Vocación Social

Fundamentación

Desde una universidad católica, Pastoral universitaria

Las universidades católicas por medio de sus pastorales universitarias deben tener por si solas una vocación social marcada por la generación de instancias de reflexión respecto al quehacer universitario y su rol social dentro y fuera de la universidad, ser protagonista en dar soluciones a los problemas sociales que afectan a la ciudad, región y país.

La misión y el quehacer de una universidad católica están enmarcadas dentro del EX CORDE ECCLESIAE (Juan Pablo Segundo) que señala que:

“El objetivo de una universidad católica es garantizar de forma institucional una presencia cristiana en el mundo universitario frente a los grandes problemas de la sociedad y la cultura.” y que “La promoción de la justicia social” reviste particular importancia para cada universidad católica y debe ser compartido por los profesores y entre los estudiantes”.

Una universidad católica se funda en la búsqueda y proclamación de la verdad, valor fundamental sin el cual desaparece la libertad, la justicia y la dignidad humana.

Las pastorales universitarias están llamadas a reafirmar la vocación social como impronta de nuestro alumnado, entendiendo que solo así podremos extender la misión de la iglesia católica sumando en este proyecto a creyentes y no creyentes poniendo no solo como centro a Jesucristo sino también el bien mayor para toda la sociedad.

Desde la Doctrina Social de la Iglesia nos entregan elementos esenciales para entender la razón de nuestro quehacer dándole fuerza a lo que Jesucristo nos dejó. Algunos de los más importantes de rescatar son:

  • El Respeto hacia la persona.
  • Trabajar para el bien común.
  • Ocuparse de los más pobres.
  • Desde la UCN, DPYCC.

El área nace desde la necesidad de la universidad de constituirse como una universidad con vocación social, concepto que inspira el quehacer de la Dirección General de Pastoral y Cultura Cristiana.

Para iniciar dicha labor debemos inspirarnos en los valores que promueven el quehacer de nuestra universidad

  • Libertad
  • Verdad
  • Justicia

Recogiendo estos valores y tomando en consideración la última encíclica del Papa Francisco Laudato Sí, Doctrina Social de la iglesia y EX CORDE ECCLESIAE dichos valores se entenderán también de la siguiente manera y se trabajarán desde la misma.

Libertad: El respeto a la diversidad de pensamiento, opinión, de expresión y de conciencia, respeto a la diversidad humana en su conjunto.

Verdad: Centrando nuestra verdad absoluta en la figura de Jesucristo y su plan para la humanidad en donde cada uno de nosotros resulta importante para que este se lleve a cabo.

Justicia: Desde aquí desprendemos la justicia social como uno de los principios que defendemos desde los inicios, entendiéndolo como lo señala la Doctrina Social de la Iglesia:

Que es la sociedad quien debe asegurar la justicia social, la que está ligada al bien común y al ejercicio de la autoridad. Este solo puede ser obtenido sobre la base del respeto de la dignidad trascendente del hombre, quien debe ser el fin último de la sociedad, que esta ordenada al hombre. Debemos procurar poner énfasis en el anuncio y el accionar, respondiendo también en la denuncia, respuesta firme en ir siempre en contra de “toda forma de discriminación en los derechos fundamentales de la persona, ya sea social o cultural, por motivos de sexo, raza, color, condición social, lengua o religión.” (GS 29,2)

Desde la DGPyCC tenemos conceptos fundamentales de instalar en nuestro quehacer con todos los estamentos de la universidad son:

Vocación Social: Llamamiento a la elección y realización de algo específico y como respuesta a este llamado, el encender la llama oculta por aquello que aún no se descubre. Eso que aún no se descubre es el servicio y donación al otro u otros desde sus propias miradas, talentos, recursos, temores, deficiencias, etc. (social)

Excelencia en el Servicio: Dar lo mejor de sí en lo que se realiza en pos del servicio que se otorga a la comunidad tanto interna como externa.

Objetivos del área:

Contribuir a la formación integral de alumnos, académicos y funcionarios de la UCN, mirando la vocación social como estilo de vida incidiendo positivamente en el desarrollo de la comunidad tanto interna como externa de nuestra casa de estudios.

Contribuir a la formación integral de nuestro alumnado con el fin de poder entregar a nuestra sociedad profesionales comprometidos con su quehacer profesional y humano desde la impronta de la vocación social UCN.

En que consiste el área:

Voluntariado con excelencia en el servicio:

Proceso Formativo: Línea de Vida del voluntario Pastoralista y Proceso Formativo del Voluntario

Proceso espiral – metodología Acción-Reflexión-Acción donde el punto de partida siempre va a ser la primera experiencia en el quehacer encomendado para luego seguirla de espacios de reflexión y acompañamiento.

Resulta importante visualizar de forma personalizada y grupal el caminar de cada voluntario. Dicho proceso consta de las siguientes etapas:

  • Acogida: Son los primeros acercamientos que tienen los nuevos voluntarios con la Pastoral y el área de voluntariado.
  • Acción con otros: Son las primeras vinculaciones que se generan entre los propios voluntarios, coordinadores y con la comunidad.
  • Integración: Sentirse parte de la misión y labor que realiza la Pastoral en toda su dimensión y en el área de voluntariado.
  • Experiencia: Registrar las vivencias que el voluntario va acumulando en su trabajo con la comunidad y en su relación con los voluntarios.
  • Formación: Llevar a cabo el itinerario formativo según la etapa en la que se encuentre dentro de su proceso individual y colectivo.
  • Presencia pública: Ocupar cargos de coordinación y de salida al mundo, dentro y fuera de la universidad. Sobre todo, se espera al término de su carrera profesional.