Columna de opinión: Vocación Social y su rol como agentes de cambio en campamentos.

Por: Paulina González Tello, Coordinadora de Vocación Social de la Pastoral UCN.

Por vocación social podemos entender aquella disposición, colaboración y donación hacia otro u otros/as y de eso debiese tratar nuestra vida; la invitación que, diariamente, nos hace Jesucristo por medio del Evangelio y las experiencias propias que va recogiendo el ser humano en su andar.

Esa es la invitación que hacemos a nuestros jóvenes cuando se suman a las labores que se realizan en campamentos. Es un deber ético donarse a otros/as y eso es una implicancia mayor que se asume y se sostiene desde nuestro actuar y lenguaje.

Nuestro ingreso a los campamentos como Pastoral UCN ocurrió el año 2015. Desde ahí, en adelante han surgido historias que vinculan a los voluntario con el territorio. Así, poco a poco, forjando confianzas con otras y otros. Hemos continuado con nuestra labor, aún en pandemia y desde una emergencia latente.

Desde mapas territoriales, señalizaciones, construcciones y reparaciones, huertos comunitarios medicinales, barridos ecológicos, talleres, programas de educación, emprendimiento, diplomas, programa aprendizaje y servicio, plazas ciudadanas UCN y otras tantas iniciativas que se han desarrollado en el macrocampamento, han permitiendo visibilizar un contexto del que se habla mucho y en donde estamos los mismos de siempre.

Buscamos que los espacios ganados en el territorio, sean un fiel recordatorio de que las voluntades, el trabajo esforzado, los talentos y el tiempo que se destina permiten generar este tipo de instancias y así mejorar la calidad de vida de las personas. Conviene hacer la diferencia, en palabras del trabajador social Marco Marchioni, “el adjetivo comunitario se usa por lo menos en dos acepciones divergentes que pueden ser así sintetizadas: 1. Se asume la comunidad como destinataria de programas, prestaciones, proyectos, entre otros. 2.Se asume la comunidad como protagonista del proceso que se quiere llevar adelante, en cuanto a finalidades y metodologías, ambas guardan diferencias”. En este sentido la Pastoral UCN, trabaja desde ambas acepciones.

Pero, en este trabajo, los protagonistas, quienes marcan la ruta a seguir, son los/las voluntarios/as (también son nuestro público objetivo), las comunidades y dirigencias, son quienes generan los cambios reales, siendo nosotros un apoyo permanente mientras las comunidades así lo quieran.